Tanabata

Tanabata (七夕) o Festividad de las estrellas es una festividad japonesa derivada de la tradición china Qi xi (七夕 “La noche de los sietes”).

La fiesta celebra el encuentro entre Orihime (Vega) y Hikoboshi (Altair). La Vía láctea, un río hecho de estrellas que cruza el cielo, separa a estos amantes, y sólo se les permite verse una vez al año, el séptimo día del séptimo mes lunar del calendario lunisolar. Ya que las estrellas sólo aparecen de noche, la celebración suele ser nocturna.

Hoy en día en Japón la gente suele celebrar este día escribiendo deseos, algunas veces en forma de poemas, en pequeñas tiras de papel o tanzaku (短冊 tanzaku), y colgándolos de las ramas de árboles de bambú, a veces junto con otras decoraciones. El bambú y las decoraciones a menudo se colocan a flote sobre un río o se queman tras el festival, sobre la medianoche o al día siguiente. Esta costumbre se asemeja a la costumbre de los barcos de papel y velas del Bon Odori.

Chinowa

En Japón se celebra en junio, con la llegada del verano, un ritual sagrado llamado Nagoshi No Harae en numerosos santuarios, con el objetivo de dar la bienvenida a la estación estival y limpiar las impurezas de los meses anteriores.

En esta ceremonia, las personas pretenden limpiar los pecados que han cometido durante la primera mitad del año, rezando también para que pedir que no les falte salud durante la segunda mitad del año.

Para ello, caminan atravesando un gran chinowa (茅の輪) o suganuki (菅抜き), que consiste en un gran anillo sagrado hecho de una hierba llamada chigaya (carrizo) y que se coloca en el camino de acceso a un santuario en los días de purificación (harae,祓) del último día del sexto mes del calendario lunisolar (conocidos como Nagoshi No Harae o Minazuki No Harae).