SIÉNTELO

Un oasis en la ciudad

Shinrin-Yoku 森林浴
El verano es una de las estaciones más mágicas que existen. Roku Gin ha querido recrear las costumbres de la estación estival asiática a través del arte, la naturaleza y la gastronomía. Acompáñanos a este viaje y vive Japón sin salir del corazón de Madrid gracias a la práctica del Shinrin Yoku y la conexión con las tradiciones originales del país nipón.

¿Qué es el Shinrin-Yoku?

El Shinrin Yoku, o baño de bosque, es una inmersión en la naturaleza a través de las emociones. Se trata de una actividad en la que nos sumergimos en una atmósfera natural, a través de las emociones, en la que se despiertan los sentidos y se reduce el estrés.
El baño de bosque consiste en caminar, sentarse y observar la naturaleza. Disfrutar del silencio y relajarse, conectar con nosotros mismos, disfrutar del silencio. En definitiva, desconectar para conectar con la naturaleza.
Beneficios del
Shinrin-Yoku
PLAYLIST JAPANESE SUMMER
¿Cómo practicar Shinrin Yoku en la ciudad?

El nombre de baño de bosque y Shinrin Yoku puede hacer pensar a uno que hay que viajar kilómetros y kilómetros e ir al último rincón de la ciudad para realizarlo. Pero, para nada es así. No hace falta alejarse de la civilización, ya que solo necesitarás elementos que nos conecten con la naturaleza.

No existen normas para la realización de un baño de bosque, tan solo tendrás que utilizar los cinco sentidos y conectar con el entorno. Mimetizar el ritmo frenético de vida y apreciar matices que en el día a día puede que no apreciemos lo suficiente. 

Por ello, podrás practicar el Shinrin Yoku en cualquier parque o zona verde de la ciudad. Te dejamos algunos de los lugares más sanadores para realizar un baño de bosque en Madrid y Barcelona.

Vivir el verano en Japón

TANABATA

Tanabata (七夕) o Festividad de las estrellas es una festividad japonesa derivada de la tradición china Qi xi (七夕 «La noche de los sietes»).

La fiesta celebra el encuentro entre Orihime (Vega) y Hikoboshi (Altair). La Vía láctea, un río hecho de estrellas que cruza el cielo, separa a estos amantes, y sólo se les permite verse una vez al año, el séptimo día del séptimo mes lunar del calendario lunisolar. Ya que las estrellas sólo aparecen de noche, la celebración suele ser nocturna.

Hoy en día en Japón la gente suele celebrar este día escribiendo deseos, algunas veces en forma de poemas, en pequeñas tiras de papel o tanzaku (短冊 tanzaku), y colgándose de las ramas de árboles de bambú, a veces junto con otras decoraciones. El bambú y las decoraciones a menudo se colocan a flote sobre un río o se queman tras el festival, sobre la medianoche o al día siguiente. Esta costumbre se asemeja a la costumbre de los barcos de papel y velas del Bon Odori.

FURIN

EL SONIDO QUE REFRESCA

Los furin (風鈴) son uno de los sonidos más típicos del verano japonés. Tras la temporada de lluvias (tsuyu), llega la temporada de verano. Son unas pequeñas campañas de decoración que suenan con la brisa de los meses estivales. 

Se cuelgan en ventanas, techos, puertas y salidas al exterior. Evocan a esta estación debido al sonar con la brisa y a que están hechas de cristal, cerámica o metal, materiales muy livianos y suaves.